Argentina: Del Tango al Tongo

nestor-cristina-kirchner-p1Hasta hace algunos años, a Argentina se le conocía como “la granja del mundo”. Sus extensas tierras y reservas casi inagotables de productos del agro hacían de ese país una nación no sólo envidiable sino que próspera que amenazaba incluso con quitarle el cetro de liderazgo continental a Estados Unidos. Sin embargo, eso no ocurrió. Argentina cayó en la quiebra una y otra vez. Razones para explicar el por qué de esta fallida promesa sobran, pero todas coinciden en un mismo factor: una mala administración derivada de gérmenes de corrupción, irónicamente, su mayor cosecha.
Más que gas, tierras y vacunos, si hay algo que a los argentinos les sobra son políticos corruptos. Sé que es una afirmación violenta, sin embargo tiene mucho sustento real. Un ejemplo muy decidor de sus dirigentes está en Nueva York, la sede de las Naciones Unidas y por ende, la tierra de los diplomáticos, donde el registro de partes por estar mal estacionado demuestra que los funcionarios de los países que tienen una  cultura de corrupción mantienen esa conducta siempre. Representantes de los países más corruptos como Argentina, Kuwait, Sudán y Pakistán acumulan decenas de infracciones, que aunque no tienen costo material por la inmunidad diplomática que poseen, sí son un indicativo ético. Naciones como Suecia, Dinamarca, Noruega o Canadá, que figuran en las estadísticas internacionales con baja corrupción, no registran partes por estacionamiento en Nueva York.
El ejemplo anterior confirma en la práctica lo que muchos estudios muestran en la teoría: que el poder de la cultura determina comportamientos y que esos comportamientos hacen toda la diferencia entre los países que progresan y los que no. Así como la corrupción en algunas sociedades no es tolerada,  en otras es parte del sistema.
Argentina, por sus riquezas naturales y por su gente culta  y creativa, podría estar entre los países más desarrollados. Pero su cultura política no ha permitido el progreso de su sociedad. El gobierno de los Kirchner es un emblema de aquello. No es precisamente la ética la principal característica de este matrimonio al que si bien no podemos llamar corrupto, tampoco es el adalid de la moralidad entre los gobernantes.
Para sacar a la nación de la quiebra, Néstor pidió miles de millones de dólares prestados a organismos multilaterales de crédito como el FMI. Pero al momento de pagar, miró para otro lado porque no tenía ni siquiera para cancelar los intereses. ¿Cómo lo hizo? Simple. Poco ético pero simple. Sacó a relucir una vieja y muy mañosa práctica económica que dice que si “yo te debo un dólar es mi problema, pero si te debo mil millones, en realidad el problema es tuyo”.  Así de claro. No tenía para pagar y por lo tanto no lo hizo hasta que recién hace un año el país comenzó a salir de su hoyo. Y ahora su mujer, Cristina, le echa mano a los ahorros de todos los argentinos justificando que si los fondos de pensiones están en manos privadas corren peligro. Hmm… ¿Dónde estarán más seguros?
En fin. Chile conoce lamentablemente muy de cerca esta forma tan argentina de hacer política. Con el tema del gas y con comportamientos siempre al límite de lo delincuencial cuando se trata de compromisos adquiridos con nosotros, no han llevado a entender muy bien que Argentina es nuestro país hermano, pero no amigo, porque a diferencia de los parientes, a los amigos se les puede elegir y a los hermanos no.
Es triste porque la forma sui generis de dirigir al país que tienen los políticos trasandinos les acarrea votos hoy, pero a la larga refuerza una cultura política contraria al progreso, y contraria a la confianza entre vecinos. Y con el gas eso Chile lo tiene bien claro. Ojalá aprendamos la lección cuando se trate de temas incluso más trascendentes como Campos de hielo.

Anuncios

3 Respuestas a “Argentina: Del Tango al Tongo

  1. Gracias por interesarte en la pólítica de mi país, pero bien vienen algunas aclaraciones sobre nuestra realidad. Hemos tenido muchas etiquetas en nuestra historia, y hemos pasado situaciones como las de tu nación, cuando el autoritarismo sangriento tomó el poder influenciado por Estados Unidos. Nunca hubiesemos podido ser una nación desarrollada porque en la división mundial teníamos que ser dependientes. A nosotros también nos saquearon con la deuda externa, otro método de dominación. Pese a todo pudimos generar ciertos logros que nos posicionan a nivel mundial: somos uno de los principales exportadores mundiales de granos y poseemos el polo aceitero más grande del mundo. Exportamos tecnología agropecuaria, maquinarias e insumos. Exportamos software y automóviles, nos autoabastecemos en miles de productos. Pero eso no es suficiente para ser parte del concierto de las naciones desarrolladas, hoy sumergidas en una crisis sin precedentes que pone en duda su propio sistema. Vivo en una provincia y ciudad gobernada por socialistas progresistas, mientras el gobierno central responde al peronismo, hay una diversidad de movimientos políticos que están protagonizando pequeños cambios en el país. La gente ya no vota a los partidos, sino al candidato, y eso habla de un gran progreso civil, que intenta año tras año mejorar sus gobiernos. No estamos en retroceso y aunque no adhiero a ciertas posturas de Kirchner, su última movida con respecto a los fondos de pensión puede significar un reconocimiento para el futuro, cuando se sabe que los resultados de ese sistema han sido catastróficos para los afiliados, y los beneficios para las empresas propietarias, extraordinarios. No es cierto que Kirchner pidió créditos al FMI y después no los pagó. Esos compromisos eran anteriores y formaron parte de la deuda externa que creció desde los gobiernos militares. Kirchner pagó la deuda con el FMI para no permitir que ese organismo aplique “recetas” en el país… Quizás la deuda a la que te refieres es la que corresponde a bonos del estado que cayeron en “default” en el 2001 y cuya resolución final está en negociación, pese a que ya se cancelaron una parte de ellos, faltan otros que están en poder de especuladores o “buitres” como se los llama en el mundo financiero.
    Argentina ha permitido durante décadas el ingreso de inmigrantes sin ninguna exigencia: aquí entraron en el último año 10 veces más inmigrantes que en Francia. Es una tierra que aloja sobre todo a aquellos que no encuentran oportunidades en sus países de origen, y la encuentran acá. Podrás averiguar cuantos chilenos permanecen en Argentina y no vuelven a su país, al igual que bolivianos, paraguayos y uruguayos. Y con respecto a la corrupción, la hay aquí como en todas partes. Tambien hay denuncias, sumarios, investigaciones y condenas. Las consultoras y organismos que se dedican a difundir datos sobre países tienen en ocasiones intereses propios, operan políticamente y sus informes persiguen algún fin particular… no les creo demasiado cuando arman sus ranking… incluso en cuestiones económicas hemos sido defenestrados por las mismas consultoras que hoy silencian sus voces al no haber predecido la crisis “subprime”… no eran serios y no lo son.
    Somos un país con muchos defectos, pero nos apasiona el debate, no nos quedamos de brazos cruzados y tenemos una mentalidad independiente… quizás por eso no resulte tan claro para Ud. nuestro devenir político, pero la realidad es otra cosa. UN saludo desde Rosario, Argentina.

  2. Lo de Claudio parece una defensa ciega en algunos puntos.
    A mí me basta saber que había contratados ascensoristas en edificios públicos sin ascensores, para graficarme el nivel de corrupción. No se engañe diciendo que hay como en todos lados, porque es HARTO más que en otros lugares.

    Deslizar una culpa a los inmigrantes, otra defensa a lo “pataleta de ahogado”.

    Argentina tiene un capital humano impresionante, pero con sus niveles de corrupción y poca seriedad, difícilmente va a tomar el lugar que les correspondería.

  3. Encontré tarde tu respuesta, pero dejo este último comentario. No es un defensa ciega, porque veo en mi tierra lo que pasa y vos estás del otro lado imaginando cosas. Me sorprende que tengas un medidor de corrupción que permita distinguir mayores niveles afuera que en tu propia nación. ¿Cuáles son los valores y datos que aplicás para una conclusión tan determinante?. Las multas por mal estacionamiento en la ONU no pueden ser la escala de corrupción de un país. ¿O acaso los millones de sobornos de las multinaciononales del primer mundo a gobiernos paa obtener contratos no es conocida? (Fíjate el caso reciente de Siemens) Lo de los ascensoristas en edificios públicos sin ascensores, desconozco tu fuente y el lugar donde se produjo el hecho “de corrupción”. Si lees mi comentario anterior JAMAS CULPÉ A LOS INMIGRANTES de lo que pasa en el país. Simplemente grafiqué que para miles mi tierra ofrece oportunidades. Tu sentimiento anti-argentino es evidente, lo tuyo es absolutamente discriminativo y autoritario. La poca seriedad la tenés vos con tu visión tan parcial y antojada de un país ajeno al tuyo. Creo que debe haber miles de cosas en Chile que merecen un trabajo periodistico comprometido. Por ejemplo el tema de las violaciones a los derechos humanos, o la brecha entre pobres y ricos.
    Pero no tiene sentido seguir discutiendo posturas tan inflexibles sin siquiera aportar fuentes independientes que aseguren que esas cosas responden a la dimensión indicada. Una regla del periodismo es NO GENERALIZAR. Te recomiendo que la apliqués.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s