La película que cuenta la triste historia de Joy Division

ian_curtis

La banda británica Joy Division fue aclamada como una de los más innovadoras, evocativas e influyentes de su tiempo. Logró con sólo tres discos (dos oficiales y una recopilación) ser una de las más importantes influencias en el mundo de la música de los últimos 30 años, desde la electrónica más oscura a el fashion rock de The Killers, The Editors o Interpol. Ian Curtis, fue el cantante y compositor del grupo, del cual fue el cofundador en 1977 en la ciudad de Manchester. Por su legado musical, su enfermedad, la forma convulsiva de bailar, sus letras depresivas y suicidas y su trágico final está considerado como uno de los principales “Poetas Malditos” de la Historia del Rock.

¿Que hay detrás de esta historia? Aquí algunos detalles…

lsolation, Disorder, Atmosphere. Una palabra bastó para bautizar algunas de las canciones de Joy Division, grupo británico tan fugaz como influyente en los años ochenta.
Su líder, Ian Curtis, se suicidó con sólo 23 años y dos discos: dos obras maestras y una vida triste y merecedora de una película. Ni Curtis ni “Control” responden al clásico patrón de biotipo de estrella del rock.
El primero no conoció cientos de mujeres ni vivió una fiesta perenne, sino que era introspectivo, romántico y epiléptico. Tampoco “Control” se recrea en los excesos del cantautor, sino que es la crónica humilde e íntima de alguien atrapado entre el estrellato y el drama familiar.
Curtis y Joy División murieron antes de ser conscientes de su éxito. El primero se ahorcó dejando hija, esposa y amante. Joy Division, que preparaba su primera gira por Estados Unidos justo antes de morir su líder, se reinventó como New Order.
Tras la cámara de esta película se sitúa Anton Corbijn. Nacido en Holanda, Corbijn no sólo es uno de los más reputados directores de videoclips del mundo, sino sobre todo un legendario y precoz fotógrafo que, en 1979 y con sólo 24 años, se mudó a Londres para, entre otras cosas, estar más cerca de Joy Division, a los que fotografió entonces.
Casi 30 años después Corbijn, basándose en las memorias de la esposa de Curtis, rodó esta cinta apta para todos los públicos, más allá de su interés por la música en general y Joy Division en particular.
Aunque “Control” suponga su primer largometraje de ficción, Anton Corbijn lleva muchos años responsabilizándose de cómo lucen ante las cámaras las grandes estrellas del mundo del espectáculo.
Aunque ya era famoso por sus fotografías de ídolos musicales, Corbijn dirige videoclips desde los años ochenta, y su trabajo alcanzó la cima de la popularidad gracias a sus colaboraciones con Depeche Mode, a quienes firma trabajos promocionales desde su LP Music for the masses. Corbijn ha trabajado también, entre otros, con U2 o REM.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s