LA LECCION DE BIELSA

Lo damos por perdido antes de que él mismo nos diga si se queda o se va. Y peor que eso. Asumimos que con la eventual partida de Marcelo Bielsa el fútbol chileno vuelve atrás o, como mucho, se queda donde mismo ¿Dónde dejamos las lecciones que el propio técnico nos enseño?

De lo que más aprendimos es de lo que menos nos damos cuenta. Bielsa no sólo vino a cambiar técnicas y tácticas del fútbol y la mentalidad con la que nos paramos en la cancha. También nos dijo cómo pararnos fuera de ella. Nos enseñó que podemos aspirar a más. Resulta que ahora que parece que se va, creemos que eso fue todo y que hasta aquí nomás llegamos.

Ojalá siga. No hay chileno que piense que no es él quien deba seguir al mando. Pero si no es así, pensar que no hay otros igualmente calificados para tomar el proceso y perfeccionarlo es echar por la borda estos 3 años de trabajo.

Nadie duda del exitoso proceso de Marcelo Bielsa. De haber quedado últimos en las eliminatorias del mundial 2002 y 7° en las de 2006, pasamos a clasificar segundos para la Copa 2010. De haber perdido los tres partidos en España 82 y conseguido 3 empates antes de ser eliminados por Brasil en Francia 98, ahora logramos ganar dos de 4 encuentros. No imponerse ante España, campeón europeo, y Brasil, pentacampeón mundial, no ensombrece el mérito.

Chile deja este mundial como uno de los 16 mejores equipos del mundo y como uno de los 4 que clasificó con 6 puntos. Dependiendo de los resultados de hoy podríamos ser 9° del Mundial.  Hace 4 años no habríamos soñado siquiera con eso.

Pero podemos y más. Hay cosas de las que preocuparse. Varias. Es un desgaste innecesario el haber obtenido 14 tarjetas amarillas en el torneo. Las individualidades también preocupan. Que Bielsa haya estado permanentemente buscando la formación ideal no ayudó. Es tan evidente eso que Bravo y Beausejour fueron los únicos que jugaron los 360 minutos en el Mundial. Ahí queda pega por hacer. No sabemos si será el rosarino quien la haga. Pero si decide buscar otros horizontes, confiemos en que encontraremos al adecuado.

Bielsa no llegó a Chile pidiendo trabajo. Nosotros lo fuimos a buscar. Harold Mayne Nichols tiene el mérito y es la real cabeza de equipo. Su manera de entender este negocio es lo que le puso seriedad, ganas, intensión, hombres y nombres al fútbol.

Hay tiempo por delante. Bravo tiene 27. Puede otro mundial. Isla, Carmona, Sánchez, Vidal, Jara, Férnandez, Orellana y Medel, no pasan los 24 años. Tenemos equipo para otro mundial y en el camino de seguro se suman nuevos. No creamos que sin Bielsa no se puede seguir evolucionando. Ideal si es él, pero si no, mantengamos viva su principal lección: creer que siempre se puede más.

Columna escrita para Más de 90 Minutos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s