Viven

“Estamos bien en el refugio los 33”. Un mensaje que no por improvisado dejó de ser preciso. Siete palabras que revelaban respuestas al dónde, cómo y cuántos, tres preguntas que nos hicimos tantas veces en estas dos semanas y media. Un pedazo de papel que convirtió al de ayer en el domingo más maravilloso que hemos tenido. Una hoja de cuaderno que, como la embarrada bandera chilena que apareció posterior al terremoto en Pelluhue, se alzó en el nuevo emblema de la esperanza y la sobrevivencia.

Es esta una de esas ocasiones en las que uno se alegra de haberse equivocado. No fuimos pocos los que, en su fuero íntimo, temimos lo peor y asumimos que la muerte de los 33 mineros había llegado hace ya varios días. El destino, la fe o lo que haya sido quiso otra cosa. Viven y en condiciones aparentemente menos precarias de las que imaginamos. El 22 de agosto será, por mérito propio, el nuevo día del minero y es, por lo pronto, el día más feliz de Chile en muchos años.

Pasaremos de los abrazos, banderas y bocinazos, a las labores de rescate. Viene una renovada etapa de incertidumbre y preguntas sobre cuánto tardarán en devolverlos a tierra firme –literalmente hablando- y a los brazos de los suyos. El cómo se planificará su rescate y si remover más tierra no arriesga terminar sepultándolos es otra pregunta que ronda en la cabezas de muchos. Pero ya transitamos de la tragedia al milagro y nadie cree realmente que después de 17 días de angustia nacional no vayamos a verlos vivos en un par de meses más.

Además del rescate, hay otras cosas a las que se recomienda no perderle pista alguna. Primero y lo más importante es evitar que algo así vuelva a pasar. Hay promesas hechas por el Presidente de la República sobre profundos cambios a fiscalizaciones y condiciones laborales que tendremos que encargarnos de cobrar en su momento.

Para Piñera esta es una inmejorable oportunidad de tomar el control de una agenda que a veces se le vuelve errática. Corrió el riesgo de asumir el liderazgo en las labores de rescate y salió airoso. Tanto se involucró en este drama que además de haber viajado al norte en otras tres oportunidades, lo hizo ayer, justo el día en que su suegro murió en sus brazos. El tema le importa y le sirve. Si como corolario al rescate el mandatario consigue mejores condiciones para los mineros, será recordado tal cual él quiere.

A los que que criticaron tanto “tecnócrata” en puestos políticos, la de ayer es una excelente lección para esos incrédulos de envidia abundante. El Ministro de minería, Laurence Golborne y todo su equipo usó su experiencia profesional y se saltó la politiquería para obtener los resultados que Chile celebra.

Por otra parte, no puede ni debe existir impunidad en este caso. Dicho antes en estas mismas páginas, el de la mina San José no fue un accidente. Se abultaron negligencias que permitieron que esto ocurriera. El dueño del yacimiento, Alejandro Bohn tendrá que dar todavía muchas explicaciones. Que los mineros no hayan muerto lo exculpa sólo de homicidio, pero no del resto.

Tendremos que mirar también y de manera bien profunda si fue la codicia y no una mala jugada del destino la que, una vez más, hizo que los desposeídos fueran víctimas de negligencias y aprovechamientos. Salvaron, pero pudieron haber muerto. Afortunadamente hoy hablamos de lo primero. Y lo supimos gracias a un pedazo de papel que con una redacción y ortografías perfectas borraron de un plumazo los prejuicios que suelen tejerse sobre los más humildes. Porque los que menos tienen muchas veces son los que más saben. Y no sólo de cómo escribir un mensaje, sino cómo mantenerse con vida.

Columna escrita para diario Publimetro

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s