La peor de las decisiones

Del cachamal y el callejón oscuro los juegos en los colegios pasaron a com­portamientos temerariamente más peligrosos. La broma pesada dio paso al abuso y degradación del otro. Y aun­que todos sabemos que siempre han existido, los casos de abuso escolar nunca habían mostrado índices tan inquietantes.
Esta semana supimos que existen 1.637 casos de maltrato escolar que han sido denunciados hasta el 31 de agosto ante el Ministerio de Educación. De un año a otro los episodios aumentaron en 57%.
Se equivocan los que pensaban que eran sólo las denuncias las que se habían incrementado. Hay una correlación directa entre más episodios de abusos y estudiantes y profesores dispuestos a hacerlos públicos.
Las razones de la violencia entre los jóvenes pueden responder a varios factores pero, según los que saben, hay un imperecedero interés individual en obtener valor, status o respeto por parte de sus pares que hace algunos años no existía.
El tema no se circunscribe a un problema de estudiantes de sectores populares. Denuncias al respecto hay y no pocas en varios de los colegios más prestigiosos de Chile.
Ocurre también que el explosivo crecimiento de las cuentas de Facebook, Twitter, fotologs y páginas personales de Youtube han abierto un flanco para que el bullying ya no sea sólo cara a cara sino virtual. El acoso es más fácil, se hace de manera aún más cobarde y tiene un grado de difusión (y por lo mismo de humillación) mucho mayor. Como ejemplo, si nadie hubiese subido a Internet el video de “wena Naty” habría sido solo un exclusivo puñado el que conociera la historia. Para el resto de los compañeros no habría pasado de una historia de la mitología que siempre se cuenta en los recreos. Arriba de un blog, el video en cambio lo vio medio Chile y la joven pasó de la indignidad a la depresión. Bullying en el sentido más contemporáneo de la palabra.
Según la Unesco tenemos el peor índice de clima escolar en la región. O sea, no sólo es mala nuestra educación sino que los recreos son peores. Con profesores al debe y compañeros agrediéndose, no se ve auspicioso.
El problema no termina con los golpes sino que, parece, ahí recién empieza.
Otra estadística, derivada de una encuesta de la Universidad Bernardo O’Higgins, reflejó que el 71 por ciento de los jóvenes ve su futuro con más pesimismo que optimismo. El 81% de los entrevistados dicen sentirse inútil, el 82% fracasado y con ganas de abandonarlo todo y el 75% a veces nota que podría perder el control sobre sí mismo. El 76% de estos jóvenes admitió que ha pensado alguna vez en suicidarse. Esta semana confirmamos dos casos que pasaron del pensamiento a la acción. Los suicidios juveniles en Chile se han duplicado en los últimos 20 años, pero la estadística muestra una mayor incidencia en el último año. Jóvenes con deficiente calidad educativa, frustrados y agredidos están arrojando un denominador común: se sienten en las puertas del abismo. Como dato agregado, en Estados Unidos se suicidan cerca de 5 mil adolescentes al año y en su mayoría lo hacen por acoso escolar.
Para combatir un flagelo que angustia a estudiantes y padres, el Ministerio de Educación anunció un proyecto de ley que sanciona económicamente a los colegios que no denuncien estos hechos y los obliga a costear los gastos en que incurra una familia si un alumno debe cambiarse de establecimiento porque ha sido víctima de agresión.
Probablemente las medidas vayan por el camino correcto, pero si los colegios no mejoran el liderazgo directivo escolar, las multas servirán de castigo, pero no de anticipación. El problema ya no se agota con la salida del alumno del entorno que lo violenta. Aterra saber que existen jóvenes –y más de lo que pensamos- que están evaluando la privación voluntaria de sus vidas. Pero que no nos inmovilice. Una ley no es suficiente.

Columna escrita para diario Publimetro

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s