Acabar así

La muerte de Bob Guccione, el fundador de Penthouse, acerca un poco más la lápida al ocaso que viven las revistas pornográficas. Lejos de sus años dorados, Guccione dejó este mundo aquejado de cáncer al pulmón, frustrado y casi en la ruina por culpa del cine e Internet. Nunca pudo pararse. (¿Se entiende, no?). (Seguir leyendo)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s