Marcador: Local 0 – Visita 1

Marcelo Bielsa supo mucho antes que todos nosotros lo que ocurriría este jueves en las elecciones de la ANFP. Al menos lo intuyó y su olfato nunca falla. Por lo mismo, lo que hizo el miércoles, con su extensa conferencia de prensa, había que verlo como una despedida y no como una intervención electoral. Fue su última aparición pública. Su adiós final a todos. Su primera y única exposición al país. Nunca antes habló tanto en Chile. Nunca antes lo hizo mirando tan de frente la cara de los periodistas. Nunca antes profundizó tanto en sus argumentos.

No salió en defensa de su jefe. No era un acto de zalamería a quien lo trajo a Chile. Era su manera de decirnos por qué se va. Bielsa, estratega mucho más allá de las canchas, ya había repasado los números y las posiciones de cada jugador en este partido. Sabía que el marcador le daría un triunfo a la visita, no al local. Y decidió despedirse de todos y con todos los argumentos necesarios.

Bielsa ya tenía hechas sus maletas. Basta que ahora nos diga cuándo se irá. Triste final en Chile para quien alegró nuestro bicentenario.

A los que llegan, en cambio, hartas cosas tendrán que decirnos y explicarnos. Aunque sientan que no le deben rendir cuentas al público porque “los hinchas no votan”, como dijo Segovia hace algunos días, buena parte del país está aguardando conocer las razones que motivaron la candidatura del dueño de Unión Española. Hasta ahora, pocos comulgan con el argumento según el cual, Harold era demasiado personalista. Ese personalismo, me perdonarán, jugó a favor y no en contra de nuestro fútbol. Sacó del hoyo deficitario a la ANFP y multiplicó en varias veces sus ingresos.

Culpar también a Mayne-Nicholls de la falta de competencia en el actual torneo es olvidar primero que este año no hay apertura y clausura por culpa del terremoto, que retrasó el comienzo de las fechas, y, segundo, que los clubes no invirtieron en jugadores atractivos que alimentaran el torneo. De eso no se puede responsabilizar al timonel de la ANFP.

Muchas dudas quedan por resolver. Nadie que sea realmente conocedor de procesos electorales comprende cómo se pudo armar una lista y todo un programa para dirigir la entidad en menos de 10 días. Todo justo cuando Mayne-Nicholls se encontraba de viaje en Zurich.

Sospechosa rapidez para alguien que lleva apenas un par de años en el mundo del fútbol. Segovia, dueño de la Universidad SEK y de varios colegios, proviene de otras esferas. Pero según dijo hace una semana, si Bielsa se iba, ya tiene un plan B y hasta un plan C. Habrá que ver para poder creer.

Que Segovia sea español no suma ni resta. Ataques nacionalistas de última hora hunden aún más el debate ya sumido en el fango. La nacionalidad no debe nunca ser argumento. Ni en uno u otro sentido. Antonio Bloise, timonel de Everton, dijo el miércoles, luego de la conferencia de Bielsa que “los argentinos nos cortaron el gas con un contrato de por medio, esta vez nos van a cortar un proceso deportivo”. Pobreza argumentativa con la que sólo se puede llorar. O seguir llorando. Pero mientras nos secamos las lágrimas, se esperan respuestas a preguntas que nadie quiere contestar.

¿Cuánto de lo que aquí ocurrió se cruza con lo político? Harold y su equipo nunca sintonizaron con el actual Gobierno. Abundar en las obvias distancias entre él y el Presidente Piñera sería gastar tinta. Pero considerando que el Mandatario retiene el 12,5 por ciento de sus acciones en Blanco y Negro, la sociedad que controla a Colo Colo, y que este equipo era el principal detractor de la saliente dirigencia, la pregunta es más que pertinente. Habrá que recordar también, al menos por rigurosidad periodística, que el Subsecretario de Deportes, Gabriel Ruiz Tagle, vendió el 24,5% de la misma sociedad al consuegro de Piñera, Hernán Levy.

Además de Colo Colo, la “U”, Católica, O´Higgins, Everton y Wanderers, se pusieron con una rapidez inusitada del lado de Segovia. Son clubes que representan al gran porcentaje de la hinchada del fútbol chileno. Todos ellos ahora son sociedades anónimas, una modalidad a la que accedieron gracias a una nueva ley cuyo primer borrador de proyecto lo redactó Piñera cuando era senador de la República.

Bielsa se fue de Argentina asqueado de la politización de la Asociación de Fútbol, AFA. Si intereses políticos están detrás de la nueva dirigencia de la ANFP, le habrán dado la razón al técnico para alejarse antes de que sea tarde. Nosotros, en cambio, tendremos que vivir de vuelta con nuestra triste realidad.

Columna escrita para Diario Publimetro

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s