La verdad que falta

En Chile, la justicia presume inocencia hasta que se demuestre lo contrario. Lo hace porque apuntar con el dedo y señalar que alguien cometió una falta o un delito sin poner las pruebas a disposición de los que juzgan, ya sean los tribunales o la opinión pública, debilita al acusador y distorsiona la verdad o al menos la relativiza. Sin embargo, así como en algunas oportunidades el acusado no puede establecer que lo que se dijo en su contra es falso, existen otras en que el acusador no tiene cómo entregar pruebas de que lo que afirma es totalmente cierto. Es en ambos casos cuando lo único que nos queda es creer. Y creer no basta. (Seguir leyendo)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s