Justicia divina

Hace 10 meses, la importancia que la Iglesia Católica Chilena le asignaba al delictivo comportamiento de sacerdotes que se arremangaban la sotana para abusar de menores de edad era muy distinta a la de hoy. Quedó reflejada en la agraviante frase que pronunció quien era entonces el Cardenal Arzobispo de Santiago, Monseñor Francisco Javier Errázuriz. Es decir, el jefe máximo de la Iglesia Católica en nuestro país. “Hay algo de estos abusos, de pedofilia. Pero hay poquito gracias a Dios”. Era una respuesta insuficiente ante un tema especialmente sensible. (Seguir leyendo)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s