Silencio monástico

Cuando aparecen denuncias contra la Iglesia Católica, la generalización de algunos que apuntan con el mismo dedo a justos y pecadores es tan común como las defensas cerradas de quienes creen que con argumentos del tipo “yo nunca vi nada” se puede desestimar una acusación. Emblema de lo anterior es el episodio de la parroquia de El Bosque. Los que “nunca vieron” eran muchos más que los testigos o víctimas. Y abundaron también los que extrapolaron esa historia a cada una de las capillas y parroquias del país. (Seguir leyendo)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s